miércoles, 1 de mayo de 2013

Similitudes de los Sueños lúcidos y los Viajes Astrales



SUEÑOS LÚCIDOS. ¿QUÉ ES UN VIAJE ASTRAL? 

Un Viaje astral es una experiencia extracorporal que se provoca normalmente de forma deliberada aunque también puede suceder espontáneamente. En el transcurso del mismo, la persona siente que se despega de su propio cuerpo hasta flotar por encima de él, como algo separado.


Es una sensación ciertamente impactante que puede aterrorizar a la persona si no se ha preparado convenientemente para la experiencia. El Viaje astral no es en sí desagradable - de hecho, abre un mundo de posibilidades placenteras-, pero el temor a no poder regresar al cuerpo puede provocar un pánico paralizante.

Según las estadísticas de las que disponemos, los viajes astrales son mucho mas frecuentes de lo que las personas imaginamos. Se estima que la tercera parte de la personas ha tenido esta experiencia al menos una vez en la vida.


Algunos especialistas aseguran que, durante el viaje, el cuerpo astral se despega del cuerpo físico y queda unido a él por un fino hilo plateado que surge del plexo solar. Sin embargo, este sutil anclaje no impide a la persona viajar a voluntad por el espacio de la vigilia.


A menudo, estas experiencias extracorporales van acompañadas de vibraciones, zumbidos o sonidos extraños. Tras el viaje, el retorno debe ser muy paulatino y relajado, porque el cuerpo necesita su tiempo para volver a recuperar el movimiento.


Los científicos mas ortodoxos sostienen que los viajes astrales son simples alucinaciones o bien un tipo especial de sueño. En este caso, estaríamos hablando de los sueños lúcidos.



Sueños lúcidos. Estrategia de Despegue 



Algunas personas tienen mas dificultades que otras a la hora de emprender un viaje astral. Además de recomendarles que nunca pierdan la calma interior, -imprescindible para que la experiencia sea positiva-, estos trucos pueden servirle para dar el salto definitivo:


-Visualizar el doble de uno mismo y transportarse dentro de él, mientra se eleva.


-Imaginar la propia imagen en un espejo imaginario ubicado en el techo e impulsarse mentalmente hacia él.


-Experimentar como el cuerpo sale aspirado por la cabeza.


-Sentir que se es succionado por un suave pero irresistible remolino ascendente.


-Visualizar que una cuerda invisible tira fuertemente del cuerpo hasta despegarlo del colchón.


Artículo creado y diseñado por Alicia Conde y sueños lúcidos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...